dilluns, 8 de febrer de 2010

La reforma del mercado laboral

El aparente giro que se desprende de las valoraciones iniciales que hizo la patronal al documento presentado el pasado 5 de febrero por el Gobierno estatal a la organizaciones patronales y sindicales, hace prever que se está tomando conciencia de que la reforma del mercado laboral es un elemento para contribuir a la tan deseada reactivación económica del país pero, en absoluto, el único factor que retroalimente la salida de la crisis en la que estamos inmersos.

Hasta este momento parecía que se quería culpabilizar de la difícil situación económica que está padeciendo el país a la creciente tasa de desempleo intentando obviar, mediante argumentaciones falaces y autoexculpatorias, de que el paro es una consecuencia de la irresponsabilidad de los que controlan la totalidad de un sistema económico global basado, únicamente, en la rentabilidad de la inversión propia y, sobre todo, ajena.

Tal y como planteaba el Gobierno junto con las organizaciones sindicales, era necesario que cualquier modificación del mercado del trabajo pasase por un necesario consenso entre todos los actores, centrando los debates y negociaciones en el seno del llamado diálogo social en propuestas basadas en la reactivación y creación de empleo y no en la precarización del existente, como se pretendía desde algunos ámbitos empresariales.

Como manifestaba Cándido Méndez, “sobre este documento podemos negociar un acuerdo, que no va a resolver los grandes problemas que tiene este país, porque la solución tiene que venir de la mano de recuperación económica, pero podemos contribuir a buscar fórmulas alternativas a la rescisión de contratos para luchar contra la crisis económica y para que los jóvenes puedan encontrar, en esta difícil situación económica, un empleo”.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada