dissabte, 19 de desembre de 2009

Prohibido prohibir


En absoluto cuestionar la opinión de cada uno, sino todo lo contrario, porque creo y defiendo que el ser humano tiene la capacidad para poder elegir y tomar sus propias decisiones.

Soy consciente de donde están los límites de mi propia libertad y por ello defiendo que el libre albedrío debe ser el principio filosófico sobre el que deben girar las acciones del ser humano.

Y por ello, me molesta sobremanera que se cuestione mi capacidad de discernir y que se intenten imponer criterios prohibitivos que coarten mi libertad de decisión y que, por imperativo legal, hagan variar mi propia escala de valores coincidente, en muchas ocasiones, con esa gran parte de la ciudadanía que, por respeto a la libertad del prójimo, se difuminan con la llamada mayoría silenciosa.

Mayoría que, a pesar de ser silenciosa, no deja de ser mayoría y que no por no tomar camino del grito y de la reacción, en muchos casos violenta, debe caer en el olvido y en la falta de atención política.

Valga como ejemplo el que ahora el Parlament de Catalunya, con el apoyo de 180.000 ciudadanos de los aproximadamente 7.000.000 de catalanes, ha decidido admitir a trámite la ILP para prohibir las corridas de toros en Catalunya.

Desde el respeto a todas las argumentaciones en pro y en contra de la denominada fiesta nacional que, por cierto, tuvo uno de sus primeros asentamientos oficiales en Catalunya en el siglo IXX, reconozco que mi voto hubiese sido desfavorable a esa iniciativa y que daría mi apoyo a una iniciativa a favor de ese espectáculo aunque, posiblemente, con matices que lo regulasen.

Porque entiendo que de lo que se trata, por respeto a todas las opiniones y puntos de vista, es de exigir a los políticos que representan al conjunto de la ciudadanía a tomar el pulso de las inquietudes de las mayorías, no forzándolos a tomar decisiones que, desde la minoría que grita, les obliguen a actuar eximiendo su propia responsabilidad, que no es otra que la de regular en conciencia y de acuerdo con su compromiso electoral, jamás en la prohibición sistemática supeditada a la presión ciudadana fuera de los comicios electorales.

Prohibir es sencillo, es la manera más cómoda y más simple de gestionar pero, desde luego, no responde a mi manera de entender una responsabilidad política eficiente y eficaz, porque lo único que se consigue con la prohibición es generar rechazo y reacción social.

2 comentaris:

  1. Aquellos que defienden ahora la matanza de toros pero callaron cuando se prohibieron las peleas de gallos o las de perros, como mínimo, son demagosos.
    Por cierto, muy bueno el discurso ultra libertario muy propio de la extrema derecha. "Libertarians" que se dice en USA: el estado no puede prohibir nada. Molt poc d'esquerres, però.

    Prohibit prohibir?. Molt bé. No prohibim les violacions (no acaben en mort i per tant són més dignes que les corrides), ni els conductors kamikazes, ni imposem convenis a empresaris, no posem salarís mínims. Gaudim de la llibertat.
    Cremar una bandera espanyola suposa 2 anys de presó. És un drap.
    Matar un ésser per plaer és l'acte més repugnat que pot fer un ésser humà.
    A Canàries es van abolir les curses de braus el 2004. Qui defensa les curses de braus no ho fa per defensar la llibertat. Tots sabem perquè ho fan.

    ResponElimina
  2. Jordi, en primer lloc respecto la teva opinió sobre les curses de braus, encara que no la comparteixo. De la mateixa manera que també espero que es respecti la meva. La diferencia substancial és que jo crec que aquest és un espectacle que s’ha de regular i adequar a totes les sensibilitats, com s’ha fet a altres països, sense argumentaris basats en ideologies polítiques ni identitàries.
    La meva entrada és una reflexió personal sobre la política basada en les prohibicions i en la creença de que l’ésser humà te la capacitat de discernir allò que està bé o malament. Com crec que la tinc jo mateix.
    Possiblement sigui utòpic però vull lluitar per a què aquesta utopia sigui possible. I ni tu ni jo, per lo que he llegit en el teu blog titulat “utopia possible”, volem utilitzar la demagògia per a defensar les nostres opinions, encara que siguin diferents i utòpiques. Per cert, l’utopia, crec, s’apropa molt més a les polítiques d’esquerres que a les de les dretes, que es basen en les prohibicions del mando i ordeno, (a les nostres carns ho hem patit durant 40 anys de dictadura) i no en el consens ciutadà en el que es basa la democràcia.
    Per cert, i en l’ànim de no entrar en polèmiques sobre braus i toreros, només com aclariment, crec que a Canàries les curses de braus no estan prohibides, ja que la llei parla de “la protecció d’animals domèstics”, i el toro brau no és considera com a tal. A Canàries no es celebren curses de braus perquè no hi afició.
    I en segon lloc, apuntar que el PSC, no el PSOE que no te representació en el Parlament de Catalunya, va donar llibertat de vot als seus diputats.
    Gràcies per la teva opinió.

    ResponElimina