dilluns, 12 d’octubre de 2009

En la clase política no solo hay chorizos


El sábado asistía a un debate televisado donde los asistentes discutían sobre la postura que está adoptando el Partido Popular frente a la corrupción, supuesta pero cada vez más lejana a la presunción, de la que están siendo acusados algunos de sus más destacados dirigentes.

Como invitado y protagonista al ex - concejal de Majalahonda, del PP, que denunció y puso a disposición de la fiscalía 19 horas de grabación y que eliminan la adjetivación de sospecha en la trama de corrupción, convirtiéndola en un hecho fehaciente.

Lo paradójico es que en ese enfrentamiento verbal entre los tertulianos (periodistas del PP y socialistas, tres a tres), los militantes del Partido Popular, vilipendiando y descalificando personal y profesionalmente al mencionado ex concejal, tenían como único objetivo quitar importancia al hecho afirmando tácitamente que en la vida política esto es una realidad dentro de la normalidad.

Pues no. Me revelo con toda rotundidad que alguien me ponga a la misma altura de esos "mangantes" ya que alguien, para intentar esconder sus vergüenzas, intente dilapidar el rédito social de más de treinta años de democracia, porque de eso se trata, de desacreditar a un sistema democrático conseguido después de mas de cuarenta años de una dicatadura, de la que esos tiralevitas de baja estopa donde legítimos herederos. .

Asumo que mi papel en el espectro político no tiene la misma proyección ni posible importancia representativa que el de un diputado, el de un Presidente autonómico, el de un alcalde o concejal de una gran ciudad. Pero independientemente del respaldo numérico que haya obtenido de las urnas, soy miembro de la familia política del país asumiendo, eso sí, que temporal y circunstancialmente, y no tengo que soportar, como muchos de mis compañeros, que por las acciones de unos cuantos desalmados , se nos califique de la misma manera.

Esos son unos "chorizos", Con tufo de"chorizo", Y sin más ambición que la de llenar sus bolsillos actuando como"chorizos", Y pensando que su condición de"chorizo"Con chapa de marca las puede dejar actuar como"chorizos "con total impunidad, y no es culpa de la justicia ni del Gobierno que sean unos" chorizos ", La culpa es de ellos mismos y de aquellos que, presuntamente conociendo sus actividades, las han permitido campar a sus anchas. Seguramente porque les gusta el chorizo.

La mayoría de la clase política de este país pertenece al ámbito municipal, en pequeñas poblaciones, con dedicación prácticamente altruista en relación al tiempo que dedican a la responsabilidad que las urnas les ha otorgado, y sin otra finalidad que la de mejorar la vida cotidiana de su ciudad, que también es la suya, y es injusto que alguien quiera equipararlos a unos delincuentes prácticamente confesos.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada