diumenge, 13 de setembre de 2009

El puño en alto. Yo sí.


Esperpéntico es el único calificativo que merece la actitud de ataque indiscriminado de la derecha española contra el PSOE y, por ende y extensión, contra el Gobierno del Estado cuestionando que en un acto convocado por la UGT en Rodiezmo, dos mujeres con responsabilidad política alzasen el puño al cantar la Internacional Socialista.

Pues bien, yo también alzo el puño izquierdo cuando canto la Internacional y no me considero arcaico ni anacrónico, ni pasado de moda, ni precursor de beligerancia manifiesta contra aquella “otra España” que, lógicamente, sólo la derecha añora.

Y conozco a muchas compañeras socialistas que entonan la Internacional y puedo asegurar que no son, en absoluto, mujeres “florero” como el PP y sus acólitos adjetivan a las militantes que también alzan el puño.

Claro, la derecha lleva más de treinta años con el brazo encogido, y la atrofia ha hecho mella en su ideológica musculatura impidiendo que puedan alzar el brazo derecho de manera natural. Y eso duele!.

Pero tienen la solución: Prohibir cualquier simbología socialista con la esperanza de vencer la mencionada atrofia que padecen y poder dar infausto protagonismo al simbolismo fascista

El puño en alto es una expresión de solidaridad y no de beligerancia, al contrario que el brazo extendido, que es expresión de sometimiento y de la "dialéctica de los puños y las pistolas", como defendía el fundador del fascismo español.

De todos modos, como dice el ministro Rubalcaba, que cada uno levante lo que quiera, y yo añado, lo que pueda, o lo que su conciencia le permita.





1 comentari: