dimecres, 10 de juny de 2009

Reflexiones

Con aspavientos de sonrisa duodenal, más preocupada por esconder y no demostrar un placer orgásmico, como si de bolas chinas fuese portadora.

Quitando importancia a la situación por falsa modestia, pero a la par con el sentimiento agrio de saber que su triunfo, posiblemente efímero, ha sido logrado con artes idénticas a las que utiliza la gallina clueca del tío Manolo, traidora i retorcida, impropias de una dama.

Y con la suficiencia vana de la cortesana revenida que, utilizando sus encantos basados en el baboseo, intenta salvaguardar la imagen de pureza que sólo sus acólitos necesitados aprecian y que únicamente se refleja en el espejo de su sórdida intimidad.

Haciendo gala de un señorío inexistente, sin recordar que todo lo que consigue es a través del favor cobarde o del terror de la vinculación dependiente, sin el mínimo respeto a las reglas del juego limpio.
Que esa derechona que hoy se vanagloria de su pequeño éxito (europeísta), únicamente basado en la violación de la confianza y en el engaño tenga conciencia de que una urna no hace gobierno, de la misma manera que un sólo juez no crea jurisprudencia y que al final, por suerte, cada uno queda en su lugar

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada