dimecres, 30 de novembre de 2022

Progresista o progre


Parece que hayan descubierto la sopa de ajo y que el progresismo en que declaran moverse sea un invento suyo o que sean ellos los que lo han hecho resurgir.

Cómo doctrina política y social el progresismo podrían haber nacido a principios del siglo XX en Estados Unidos con Roosvelt como Presidente, pero la realidad depende de muchos factores económicos, sociales, políticos o territoriales que podrían ubicarlo en cualquier momento de la historia.

En España, el llamado progresismo resurge a principios de los años 70, pero para analizarlo se deben tener en cuenta las circunstancias políticas que se vivían en nuestro país, donde se daba cita una gran polarización social: por un lado los que bien vivían bajo el “yugo” de Franco, o los que mal vivían bajo el mismo yugo.

Eso permite entender el por qué estando ligado a posiciones de izquierdas, el movimiento progresista surgiese y calase en la denominada clase media y alta, en teoría posicionada en la derecha, cuando la lógica sería que las ideas progresistas estuviesen reivindicadas por los que sufrían falta de libertades. 

Como en toda la revolución social de cualquier movimiento reivindicativo, una de las elementos con mayor invidencia es el universitario, y a inicios de los 70 fue el movimiento estudiantil  el que que activó el progresismo activo, pero no encabezando una revuelta popular como en el “mayo francés”, sino erigiéndose en una especie de moda que se hizo visible, por ejemplo, en diferentes maneras de vestir, fuera de los conceptos de las reglas protocolarias existentes, o de hablar, o de peinarse, o de protestar, a semejanza de otros movimientos reivindicativos de otros países, principalmente encabezados por jóvenes que no tenían necesidad de trabajar para ganarse el sustento, sino que estaban viviendo y estudiando a costa de los padres.

El perfil de un universitario “progresista” pasaba por ser un estudiante con 1000 Pts diarias en el bolsillo, sabiendo además que después de aprobar el curso que estaba haciendo, tendría el premio de la subsistencia permanente.

Y como decía una canción del momento, y que nadie me tilde de machista, “la niña tonta tiene opiniones sobre la guerra y sobre la paz, la niña tiene la niña tonta tiene opiniones porque está de moda en su facultad”

Y como la distancia temporal de aquel momento al actual es amplia y las circunstancias diferentes, me atrevo a diferenciar entre el progresista y el progre sin atreverme a decir si el progresista actual es de salón, o el de salón es simplemente un progre crecido en edad.

Para mí el progresismo debería estar ligado a la social democracia, empoderando los valores de justicia social, económica, igualdad haciendo avances en el estado de bienestar desde la libertad personal, pero siempre con el objetivo de la consolidación en el tiempo.

Y eso es importante, la consolidación, porque de lo contrario, y mucho me temo que es lo que estamos sufriendo, únicamente se están poniendo parches, convirtiendo los objetivos en algo temporal, asumiendo que se está trabajando en el “pan para hoy y hambre para mañana”, que es el escenario en el que nos mueven.

Hasta renunciaría a mi utopía si tuviese la seguridad de que ese cacareado progresismo no tuviese límite temporal.

Leía hoy un economista contestando la pregunta de ¿qué le parecía la subida de las pensiones para el 2023, de un 8,5 % aproximadamente y si eso se podría mantener en el futuro?, y respondía que lo que debería preocuparnos, sobretodo, de cómo se va a garantizar, además de las pensiones, todo el Estado del Bienestar, algo a lo que el Gobierno no ha dado respuesta coherente alguna.

Algunos ministros y parte de sus apoyos, dicen formar parte de un gobierno progresista, aunque creo que desconocen lo que realmente eso significa, y sería más real afirmar que siguen la moda de aquellos que se llamaban progres. 

 

dimarts, 29 de novembre de 2022

Siniestra tiranía


Hasta la Biblia hasta los condena afirmando que “esos a mi derecha heredarán el reino de Dios mientras que esos que están a la siniestra quedarán en el fuego eterno”, por lo que tácitamente, para Dios, ser zurdo es sinónimo de maldad, trampa e ilegalidad, mientras que ser derecho es correcto, justo y natural.

Fueron y son muchas las personas zurdas relevantes y que tuvieron una incidencia destacable en la sociedad:

Maradona, Messi, Einstein, Madame Curie Leonardo da Vinci, Gates, Angelina Jolie, mi Mozart, Chaplin, Marilyn Monroe, Gandhi y un largo etcétera.

Pero asimismo muchos zurdos relevantes también fueron perseguidos por parte de la sociedad, quizás por la misma descripción bíblica, y a pesar de que los zurdos representan un 10 % de la población mundial, cifra que deja constancia de su importancia como “colectivo” si se considerase el ser zurdo como un espacio de acción social.

Desconozco si ser zurdo es un estigma, como se creía en la antigüedad, o un deterioro físico o mental que deba ser corregido; estoy seguro que no, pero además y conociendo a muchos zurdos, que no siniestros, jamás he encontrado ninguna diferencia con los diestros, salvo ahora que que he perdido la operatividad del brazo derecho y es del izquierdo del que dependo para todo.

Un accidente doméstico que me ha dejado manco temporalmente y me ha hecho tomar conciencia de mi dependencia del lado siniestro de mis extremidades, obligándome a pedir asistencia pedagógica a los zurdos para poder salir airoso de este trance que me imposibilita llevar una existencia diaria habitual.

Y por ello, no voy a desestimar la oportunidad que me brinda esta situación y, aunque recupere rápidamente mi condición de diestro, voy a intentar alcanzar aptitudes de ambidiestro pues quiero huir de la tiranía dependiente que hoy representa mi brazo zurdo, y poder así tomarme, por ejemplo, un yogur o una sopa sin pringarme.

 

dilluns, 28 de novembre de 2022

¿Guerra legal?


Cuándo una guerra es legal? La verdad es que no lo sé, aunque creo que jamás, pero estos que tachan de guerra ilegal la invasión de Rusia a Ucrania, por ejemplo, deben tenerlo claro.

Bajo mi punto de vista, no hay ningún motivo que permita considerar que una guerra es legal; en todo caso y para alguno de los contendientes puede ser legítima y justificada, pero jamás se le puede dar carácter de legalidad, pues sería avalar y legalizar la violencia y la confrontación como medio para solucionar conflictos.

Y porque además, al etiquetar un conflicto bélico como ilegal, se reconoce tácitamente que podría ser absurdamente legal, con lo que se puede sacar la conclusión de que entre los actores que se mueven entre la legalidad e ilegalidad subyace algo mucho más complejo y, posiblemente, inconfesable.

En el caso de Rusia y Ucrania creo que Putin ha lanzado el cebo y la UE ha picado, pues es consciente de que permitiendo la ilegalidad que proclama Europa y EEUU, aunque él considere lo contrario, la UE no entrará a formar parte activa de ilegalidad alguna, y en cambio a él le permitirá seguir justificando su pseudo legitimidad con total impunidad.

Y desde este punto de vista, uno podría preguntarse si el apuntarse a una supuesta legalidad o ilegalidad no estamos ante una estrategia común, casi pactada, donde los vencedores, en este momento, no son ni unos, sólo hay perdedores, y esto si es una ilegalidad moral.




diumenge, 27 de novembre de 2022

Contextualizar


No se puede ser objetivo si analizamos sucesos acaecidos anteriormente, no importa el tiempo transcurrido, sino lo hacemos contemplando el contexto de cuando se produjeron.

Únicamente conociendo la realidad territorial, económica, social y política del momento se podrá entender, que no implica justificar, y así sacar conclusiones útiles que podamos utilizar como experiencia.

Pero para que ese análisis pueda ser útil en la actualidad debe hacerse sin dogmatismos ideológicos, venciendo la tentación de buscar viciados paralelismos artificiales hechos “a priori”.

Por eso uno se queda “descolocado”  cuando el independentismo catalán, jaleado por el gobierno y parte del arco parlamentario, defiende la modificación del delito de sedición alegando que es una Ley obsoleta que tiene siglos de antigüedad, -aunque olvidan mencionar que se publicó en el BOE en 1995-, y que es un delito inexistente en otros países de la UE, algo que es falso.

Ambos argumentos políticos responden a esa falta de necesaria objetividad a la que hacía mención, pues obvian torticeramente hacerlos desde la contextualización necesaria.

Pero lo que llama la atención es que se argumente esa longevidad de unas normas, todavía en vigor, para exigir su derogación o modificación por obsoletas, y en cambio se utilice un hecho de 1714 para justificar acciones que, vistas en perspectiva, se contradicen, pues aquellos hechos históricos poco o nada tienen que ver con sus reivindicaciones, pues allí se dilucidaba una lucha entre monarquías.

Como es habitual, nos encontramos ante una más de las incoherencias que nos regalan cada día aquellos que circunscriben el interés general en el marco de su interés particular. 

Un precepto legal puede ser antiguo, pero no por ello debe ser obsoleto, ni su “edad” debe obligar a cambiarlo y, en todo caso y si es necesario, debería adecuarse al contexto actual.

 

dissabte, 26 de novembre de 2022

PS. ¿Ídolo con pies de barro?


Como he dicho en más de una ocasión Pedro Sánchez no es santo de mi devoción, ni como Presidente del Gobierno. ni como socialdemócrata, ni como Secretario General del PSOE, aunque no pongo en duda que sus decisiones responden a la voluntad de hacer lo que cree correcto, según é,l desde un progresismo estructural en todos sus ámbitos de actuación aunque, a mi modesto entender, mal entendido.

Proyecta un endiosamiento fuera de límites, haciendo juicios de valor con el objetivo de provocar la admiración de propios y extraños.

Ahora ya solo faltaba que fuese elegido Secretario General de la Internacional Socialista, como única opción posible en el correspondiente Congreso.

Siempre según sus manifestaciones que él mismo hace públicas, es el líder mejor valorado de la Unión Europea, es él quien ha situado España en un altísimo nivel de influencia, tanto a nivel europeo como a nivel internacional.

Siempre, según él, es uno de los líderes políticos mejor valorados de los cinco continentes, y sus políticas son un referente para muchos países y un ejemplo a seguir.

Ha logrado superar situaciones complicadas, que yo no deseo a nadie, con mayor o menor fortuna, aunque afirmar que sólo él hubiese podido hacerlo, es una frivolidad injusta.

Ha hecho efectivos y llevado a la práctica compromisos personales que, según él y según reconocen algunos de sus colaboradores, no responden a compromisos de interés general ni a promesas electorales.

Parece que Pedro Sánchez aspira a ser el niño en el bautizo, el muerto en el entierro y el que bendice.

Y eso es realmente peligroso para él y para quienes dependen de él, sobre todo para el conjunto de españoles, que son los que le han dado su apoyo electoral, pero que se lo pueden retirar en cualquier momento con consecuencias normalmente perniciosas para todos.

Se considera un ídolo, y como tal se etiqueta, pero no es consciente de que la idolatría que aspira tiene cimientos con poca solidez, como le ocurre a todos los ídolos.

Un dios, en minúscula, con pies de barro, que crea acólitos ideológicos a semejanza de algunos líderes políticos del siglo XX que comenzaron acaparando todo el protagonismo.


divendres, 25 de novembre de 2022

Humillación ¿con rodilleras?


¡Una más! Se consolida la desaparición de la Guardia Civil de tráfico de Navarra, aunque lo importante no es que se haga efectivo el traspaso de competencias, sino el momento cuando se produce, pues se debe de tener en cuenta todo lo que está acaeciendo en torno a los Presupuestos Generales del Estado.

Porque en este momento, lo que se proyecta es una supeditación total a los partidos independentistas con representación en el Congreso, entre ellos BILDU, pues lo que está haciendo Pedro Sánchez para conseguir el apoyo a los PGE, es ceder a todas sus exigencias.

Pero que no nos engañen, pues no son mejoras para elevar el nivel de bienestar de los ciudadanos en general lo que pretende el independentismo, a pesar de que el Presidente los felicite por su “sentido de estado”; lo que simplemente negocian son prebendas territoriales y partidistas. 

Por ejemplo, no negocian dónde van a destinarse los impuestos a la banca o a las empresas energéticas para combatir la vulnerabilidad, sino tener el control sobre lo recaudado.

¡Sólo faltaban las declaraciones humillando al Gobierno del Estado, con Pedro Sánchez a la cabeza, y por ende al conjunto de españoles, que ha hecho Otegui!

¡Tiene tela, manda huevos! que el Presidente del Gobierno asuma con rodilleras que Otegui le recuerde con retintín lo absurdo, aunque sea verdad, de que es el independentismo, que por lógica quiere destruir el Estado, quien sostiene la gobernabilidad del propio Estado, queriendo marchar de él.

El PSOE de Pedro Sánchez parece olvidar que se están tratando y negociando presupuestos generales del Estado que afectan a 47 millones de españoles, no de mesas de negociación donde se discutan competencias particulares de alguna autonomía, con el perverso objetivo de “legalizar” la sedición.

¿Qué tendrá que ver el código penal, el delito de sedición y la malversación con los presupuestos generales del Estado?

¡Nada, por lo menos nada confesable! 

dijous, 24 de novembre de 2022

Contra la violencia, PEDAGOGÍA


No seré yo quien niegue la mayor, pues por los datos se debe reconocer la existencia de violencia de género, machista, vicaria o sexual, como lo quieran llamar, aunque repito que no me gustan esas definiciones como tampoco que se considere que este tipo de violencia en España como un problema estructural, aunque muy probablemente la solución pase por afrontarlo como tal.

Lo que no cabe duda es que las medidas que se han tomado hasta este momento, basadas únicamente en la punibilidad, son totalmente ineficaces, y las modificaciones legales o endurecimiento de las penas sirve, en todo caso para castigar la comisión de un delito puntual no para combatir el conjunto de ellos pues, como está sobradamente demostrado, quien ejerce este tipo de violencia es consciente de lo que está haciendo, siendo reincidente en muchos casos.

Es lógico concluir que el agresor es consciente de lo que debe pagar y está de acuerdo, pues en algunos casos él mismo se “entrega” para que le cobren, pues debe considerar que el castigo que le puede caer es justo y responde al “placer” que le produce cometer un acto de violencia, sin olvidar que el precio a pagar es algo subjetivo, dependiendo de la valoración personal de cada persona.

Si es así, como lo es, teniendo en cuenta que la punibilidad no elimina la agresión e incentiva la reincidencia, proyectando una especie de impunidad que puede calar peligrosamente en la sociedad, ¿cabe contemplar al alza una pena revisable parametrando la garantía de la reinserción? 

Y repito, “peligrosamente”, entendiendo la facilidad con que circula la información que llega con naturalidad a la juventud etiquetando como de normalidad la violencia.

Sólo incidiendo en el sector “joven”, impulsando campañas pedagógicas, se podrá avanzar en la erradicación de esa psicopatía que algunos ejercen y que otros quieren convertir en una especie de virus social.