dimecres, 18 de juliol de 2018

Ens fa mal Sant Feliu, perquè l’estimem


Ens vam conèixer ja fa uns anys, i al marge de diferències polítiques de seguida vàrem corroborar que ens unien moltes més coincidències que les que podíem imaginar, sobretot en el que feia referència a polítiques efectives a l'àmbit local, i això ens va portar a plantejar-nos la possibilitat de crear un front per a defensar el Sant Feliu dels ciutadans i ciutadanes, per als ciutadans i ciutadanes.

Molts elements van jugar en contra perquè aquell objectiu es fes realitat, doncs anant més enllà d'ideologies polítiques i d'ortodòxia de partits, implicava una renúncia tàcita al protagonisme i poder personal d'alguns “líders” de la política local, que haguessin vist com es posava al descobert la seva pròpia mediocritat.

Ara, més d'una dècada després, les circumstàncies han canviat i aquests experimentats  “roquers” de la política, el Manel i el Juanjo, empesos per un grup de ciutadans i ciutadanes cansats de la manera de procedir erràtica que té l'actual Govern Municipal, hem assumit l’encàrrec d'engegar aquell projecte de ciutat que des de la participació de tots, permetrà que els 22000 veïns i veïnes dissenyem i fem realitat el Sant Feliu de futur que volem.

Concurrència als propers comicis electorals d'aquest “Sí, Guíxols. Ciutadanes i Ciutadanas de Sant Feliu”?. Doncs simplement dependrà del suport que tingui aquest projecte, doncs seran els ciutadans i ciutadanes els que hauran de donar-li forma, de la mateixa manera que el lideratge ho exerciran els propis ciutadans i ciutadanes a través de la participació.

Aquest plantejament juntament amb el de no sobrepassar l'àmbit de la política local, encara que respectant el posicionament polític de cadascú des del reconeixement a la pluralitat, han estat les dues condicions que hem posat per dedicar esforç i il·lusió, doncs com he dit moltes vegades “Ens fa mal Sant Feliu, perquè l’estimem”.





dissabte, 7 de juliol de 2018

SFG. Es indecente convertir la ciudad en un lienzo


Viene de visita el President de la Generalitat y aumenta la proliferación de plásticos amarillos (ya ni lazos) en árboles, farolas y mobiliario urbano, a manera de reivindicación legítima a la vez que absurda, pues es reivindicar al President de la Generalitat algo que no estáen sus manos.

Pero es que esos incívicos personajes que se limitaban a colgar tiras amarillas y a plantar cruces en las playas ahora han dado un paso más, plasmando a decenas con pintura amarilla sus “artísticos lazos” en medio de la calzada, acompañándolos de arengas y frases también “artísticamente pintadas”, invadiendo agresivamente un espacio que no es suyo, por mucho que al más estilo fraguista afirmen que la calle es de ellos.

Lógicamente lo han hecho con nocturnidad y alevosía, escondiéndose de la autoridad municipal que seguro hubiese actuado (¡ja!) para evitar que esos “artistas de brocha gorda” vulnerasen las ordenanzas municipales y ensuciasen la ciudad de manera indecente.

Es de suponer que la actuación del Ayuntamiento será contundente, eliminando de calzada y paredes esas esperpénticas “obras de arte” de manera inmediata, cargando el coste de esa actuación para adecentar lo que indecentemente unos energúmenos han atacado, o pasando la “minuta” de ese borrado al President de la Generalitat, pues es por él y para él por lo que han ensuciado el espacio público.

Claro que es posible que, viendo lo que importa al Gobierno Municipal la convivencia y el bienestar de la ciudadanía, hayan decidió dar carta blanca y convertir la ciudad en un gran espacio donde uno pueda expresar lo que quiera, y que calzadas, muros y paredes puedan sean lienzos donde los ciudadanos puedan pintar lo que les de la gana.

¿Para qué colgar una pancarta avisando de alguna actividad? Un poco de pintura, una buena brocha, o un aerosol, ¡y a pintar!

Si te casas, celebras el cumpleaños, o las bodas de plata, o has sacado buenas notas, o…, y quieres informar a los ciudadanos y ciudadanas, sólo tienes que buscar un espacio para reflejar lo que desees.

Sinceramente es lamentable, y por ello quiero exigir al Alcalde de la ciudad, a los regidores y a los grupos municipales y partidos políticos que le dan soporte,  que cumplan con su deber y respete lo que prometió defender cuando asumió su responsabilidad, apostando por la convivencia y no permitiendo que nadie vulnere la normativa vigente de la que nos hemos dotado todos los ciudadanos y ciudadanas y que nos debería permitir convivir en paz.

Como decía una frase lapidaria ya muy antigua pero igualmente válida, “si tienes alma de pintor y tus dedos son pinceles, pinta el coño de tu madre y no ensucies las paredes”




divendres, 29 de juny de 2018

El traslado de Franco


La verdad es que no sé si es un acierto que los restos de Franco salgan del Valle de los Caídos, pues no me cabe la menor duda de que el lugar donde se trasladen, que será de acuerdo a lo que indica la ley en cuanto a inhumación de cadáveres se refiere, se convertirá en un centro de peregrinación y homenaje a la figura del dictador, que entiendo debe ser algo que se quiere evitar con ese traslado.

Si lo que se pretende es que el “Valle de los Caídos se convierta en un memorial sobre la lucha contra el fascismo”, ¿no sería más coherente (aunque son alguna dosis de sadismo de “cuarto milenio”), que Franco fuese señalado hasta la eternidad por todos aquellos que murieron luchando en contra de sus dictadura, y que allí están enterrados?

Creo que sacar a Franco del Valle de los Caídos es cerrar los ojos a una realidad reciente de la que Franco fue artífice y protagonista, contribuyendo a que se olvide una aciaga historia que, para que no se repita, no podemos ni queremos olvidar.



dilluns, 18 de juny de 2018

El Aquarius me hace reflexionar


 Vista la proyección mediática del tema, así como las declaraciones que durante estos últimos días están inundando redes y medios de comunicación, parece que acoger a los 629 inmigrantes del Aquarius en el puerto de Valencia  sea un punto de inflexión para que el problema interno que aqueja a personas de determinados países que se ven obligadas a emigrar, vaya a entrar en vías de solución definitiva.



Creo que simplemente, dentro de la complejidad, se ha afrontado una situación puntual que exigía medidas excepcionales por responder a una urgencia humanitaria que debía atenderse obligatoriamente, a la que España ha reaccionado con agilidad y que es de lo único de lo que podemos sentir cierto orgullo.

No entiendo cómo se puede manifestar alegría o satisfacción por acoger a 629 personas alardeando además de ello, cuando lo que deberíamos sentir es una internacional vergüenza colectiva por nuestra incapacidad para aplicar soluciones allá donde se origina el propio problema, pues  poniendo parches posiblemente calmemos nuestra conciencia, pero muy poco contribuimos a una solución efectiva sino que a mi modesto entender, lo que hacemos es “enquistar el problema por deslocalización”

Porque cabe preguntarse, ¿ahora qué?, pues estos 629 inmigrantes, al igual que los miles que huyen de la muerte y precariedad en sus países o que aspiran legítimamente a una vida mejor y que acogemos por cuestiones humanitarias -¡como debe ser!-, han pasado a estar bajo nuestra responsabilidad, por lo que hemos adquirido el compromiso de darles lo medios para conseguir su objetivo.

Según el Gobierno a los refugiados se les va a aplicar el estatuto del refugiado, atendiendo sus necesidades básicas.

Como hecho excepcional, a los 629 inmigrantes, con estatus de refugiado o no, se les ha concedido un permiso temporal de residencia de 30 ó 45 días, para después aplicarles la legislación vigente.

Por eso mi reflexión es una pregunta sencilla después de acogerlos, con bombo y platillo, de manera harto farisaica. ¿Después qué?. ¿Nos lavamos las manos y los abandonamos a su suerte? Siendo ciudadanos y ciudadanas, es lógico pensar que tendrán los mismos derechos y deberes que cualquier otro ciudadano, ni más ni menos, y eso conlleva darles las mismas oportunidades que al resto de ciudadanos y que lamentablemente, puedan sufrir la precariedad que en según qué temas y cuestiones también sufren el resto.

Creo que estamos ante situaciones que precisa y precisarán de acciones humanitarias puntuales a las  que obligatoriamente debemos dar respuesta, pero entiendo que no pueden basarse en una solidaridad mal entendida, pues el acogimiento globalizado no es la solución efectiva, ni mucho menos definitiva.

diumenge, 27 de maig de 2018

Reflexiones sobre la moción de censura


Tal y como suena, les importamos un carajo, porque están actuando simplemente por tacticismo político. Como mínimo es lo que se desprende de las manifestaciones que unos y otros están haciendo tras la moción de censura presentada por el PSOE.

Lo que es curioso es todos concluyan en justificar la presentación de la moción por la sentencia judicial del caso Gurtel. ¿Acaso no conocían todos, como sí lo conocíamos todos los ciudadanos y ciudadanas, la corrupción en la que se movían muchos dirigentes del PP?

Me pregunto si, desde esa coincidencia política lo lógico no sería una nueva convocatoria electoral que permitiese a los ciudadanos y ciudadanas manifestar nuestra voluntad, olvidándose de deseos y compromisos que, con toda probabilidad, no se traducirán en políticas efectivas.

Sea cual sea el resultado de la moción de censura todos pierden, pues o bien el PP sale impune parlamentariamente manteniendo su mancha pero aparentemente reforzado, y el PSOE con una imagen inconsistencia y de deterioro mediático, o bien el PSOE conforma un gobierno que no va a poder gobernar, aunque en su voluntad esté el hacerlo aplicando sus políticas.

Sólo basta hacer unas cuantas reflexiones

- Una moción de censura no modifica el arco parlamentario, con lo que el PSOE gobernaría con 85 diputados de 350, teniendo en frente a diputados con diferentes objetivos y políticas, y con unos importantes comicios electorales de ámbito local en ciernes.

- Una moción de censura no obvia la mayoría absoluta que el PP tiene en el Senado.

- Una moción de censura no va a eliminar la pugna por el mismo espacio electoral que litigan PSOE y PODEMOS.

- Una moción no va a derogar los presupuestos generales que aprobó el PP con el beneplácito del PNV.

- Una moción de censura no va a posibilitar que se haga efectiva, por ejemplo, la derogación de la Ley Mordaza, o de la Reforma Laboral que, por cierto, no está entre los objetivos verbalizados por Pedro Sánchez, o la subida de las pensiones.

- Una moción de censura va dejar muy poco margen para que Pedro Sánchez pueda visualizar un golpe de efecto ante la sociedad, con lo que puede generar más frustraciones que satisfacciones.

- Una moción de censura no hará renunciar a los independentistas catalanes a renunciar a sus aspiraciones.

Y por último, esta moción de censura no impedirá que los diferentes partidos políticos la apoyen sin pedir nada a cambio, con lo que previa o posteriormente, si el PSOE gana la moción de censura, deberá adquirir compromisos que le obligarán a gobernar bajo una permanente espada de Damocles.

Creo que solo una convocatoria electoral inmediata desde la transversalidad política, puede dar respuesta a la complicada situación en la que nos encontramos y que sufre la población.


divendres, 25 de maig de 2018

Noves eleccions


No m’agraden les mocions de censura doncs malgrat ser lícites, que no vol dir legítimes, responen als tacticismes dels partits polítics per assolir el poder que les urnes no els hi van atorgar.

A més a més l’exercici de la política està tan perillosament desprestigiat, que no ens podem permetre el luxe de contribuir a consolidar la desafecció creixent que patim, que és el que faran si ens furtem a la ciutadania el dret a expressar la nostra voluntat.

Entenc que si els partits polítics decideixen tirar endavant una moció de censura per a fer caure el Govern de Mariano Rajoy, ha de ser per raons objectives de les seves nefastes polítiques i no sota la justificació de la molt coneguda corrupció de molts dirigents del PP, que després de la sentència d’ahir sobre el cas Gürtel, sembla que ens vingui de nou.

Crec que en aquest moment, la responsabilitat i el sentit comú d’en Mariano Rajoy seria convocar noves eleccions, però estic convençut que això és simplement un desig utòpic d’un, jo, que continua creien en les moltes dosi que d’utopia ha de tenir l’exercici de la política.

Per això una possible moció de censura hauria de venir acompanyada pel compromís d’una convocatòria de noves eleccions generals de manera immediata, doncs l’objectiu ha de ser canviar radicalment les polítiques, sense oblidar que per fer-ne efectives de noves, un nou govern necessita l’aval explícit de la ciutadania, i això només es pot aconseguir amb una nova convocatòria electoral, amb candidates i candidats també nous.


dijous, 24 de maig de 2018

La palabra, un arma de futuro


Aún a riesgo de ser insultado y vilipendiado, no me quedaré callado como un mero espectador, y continuaré provocando el debate que permita confrontar ideas y opiniones desde el sano diálogo, pues siendo cierto que las palabras pueden ser un arma letal no dejan de estar cargadas de futuro, tal y como decía Celaya de la poesía.

Porque  aunque la visión particular de futuro se corresponda con nuestro presente o nuestro pasado, siempre aspiraremos a que se convierta en ese futuro que estamos condenados a compartir, y merece la pena que hagamos todos los esfuerzos posibles para diseñarlo.

Ya hemos dilapidado demasiado tiempo, pues la complacencia contemplativa por miedo, comodidad o complejo de unos,  y la interpretación de aquiescencia a sus planteamientos que de esa actitud han hecho los otros, ha provocado un relato endogámico y monótono al que todos hacen oídos sordos, y que no puede ser la base sobre la que reconstruir nuestra obligada convivencia.   

Ahora nos toca actuar a los ciudadanos y ciudadanas, apartando y relegando con energía a aquellos que aparentemente apuestan por el diálogo, pero que en realidad solo quieren utilizar la palabra como arma para poner en valor las discrepancias.

Apelando de nuevo a la poesía de Gabriel Celaya.

"Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan (mos)
decir que somos quien somos,
nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno.
Estamos tocando el fondo".