divendres, 18 de gener de 2019

SFG i el dret a badar


Tenim el dret indiscutible i bàsic de poder gaudir de la nostra ciutat.

És allò que l’Alcalde Josep Vicente definia com el “dret a badar”, és a dir, poder observar bocabadats i amb admiració el nostre entorn urbà amb la tranquil·litat de que no ensopegarem ni trepitjarem res que estigui fora de lloc.

Amb totes les variables i derivades que un pugui imaginar, aconseguir fer possible l’exercici d’aquest “dret a badar” hauria de ser l’objectiu final pel que hauria de treballar qualsevol govern municipal, doncs que la població visqui la ciutat amb tot allò que això pot representar, -que no és el mateix que viure a la ciutat- és pel que en definitiva els polítics locals estan escollits, i hauria de ser l’element en el que es basés la construcció i consolidació de qualsevol model de ciutat.

Malauradament els responsables polítics municipals han obviat aquesta realitat, i han creat un  full de ruta basat en l’autodeterminació personal, renunciant a la indispensable connivència que hauria d’existir entre ells i la ciutadania amb l’objectiu d’aconseguir una ciutat de  tots i totes que contemplés el futur.

Als veïns de Sant Feliu ens han tret el “dret a badar”, doncs aquest dret només es pot exercir havent participat en la projecció i realització de l’entorn, cosa que l’Equip de Govern no ha permès a l’eliminar qualsevol possibilitat de participació, o bé generant prou confiança en les seves actuacions per a què els ciutadans i ciutadanes puguem tancar ell ulls, coda que l’Equip de Govern tampoc ha fet.


dimarts, 15 de gener de 2019

SFG. El pegat postís de Rius i Calvet


He fet un esforç i he intentat veure l’obra de Rius i Calvet amb tot el positivisme del món, però no he aconseguit que m’agradi i dubto que m’agradi en un futur, doncs el lògic i conseqüent canvi de fisonomia d’aquest indret provocarà convertir la façana marítima de Sant Feliu de Guíxols en un homenatge al formigó.

Clar, això si existeix un projecte integral de tot el passeig en consonància amb aquesta obra, doncs d’altra manera el que hauran aconseguit és, simplement, que Sant Feliu inverteixi 4 milions d’euros en allò que podríem qualificar de pegat postís.

Què pensen ara aquells que de manera vehement negaven la necessitat d’un aparcament al passeig, doncs comportaria una modificació paisatgística de la façana marítima, i que ara paradoxalment avalen aquesta obra, que sí provocarà un veritable canvi.

Si el model de modernització de ciutat que tenen és basa en fer desaparèixer tot allò que Sant Feliu té com a valor intrínsec, i no fer conviure aquells valors arrelats de la ciutat amb elements innovadors i d’integració paisatgística, ho estan aconseguint eliminant tots els elements que han donat personalitat a aquest entorn durant dècades, encara que en aquest cas la única novetat visible és donar major amplitud guanyant terreny a la platja, talant els arbres i inventant-se unes grades.

Arribat a aquest punt, i com a reflexió personal, em pregunto a qui beneficiarà realment aquest projecte, doncs no veig una veritable rendibilitat col·lectiva, ni visual ni operativa que, per exemple, es traduís una millora del trànsit, doncs el coll d’ampolla del pas de vehicles no té solució.

S’ha de reconèixer que l’espai convida a alguna nova concessió a manera de terrasses, que sembla ja han sigut objecte de converses.

Si és cert que l’Amura ja té nou propietari, i sincerament espero que tot allò que s’està dient no sigui veritat, la posada en marxa d’aquest establiment serà allò que podem anomenar de “pelotazo”, com també de “pelotazo” (espero que inconscient) podem qualificar la re-valorització de les propietats al voltant d’aquell indret.

Molts milions per una inversió de dubtosa rendibilitat, que comportarà simplement un canvi de fisonomia dràstic i irrespectuós amb un indret que fins ara tenia personalitat pròpia.


divendres, 28 de desembre de 2018

Aislar y poner en peligro la democracia


Estoy a las antípodas de los planteamientos y postulados de VOX, pero la verdad es que me produce tanta grima que ese partido esté al ”alza” y reciba el soporte de muchos ciudadanos y ciudadanas, como los comentarios que se están utilizando para deslegitimarlo pues hacerlo implica, en el caso de Andalucía, poner en duda la voluntad del ejercicio democrático de 400000 ciudadanos, que es tanto como poner en peligro el propio ejercicio de la democracia.

Proponen hacer un “cordón sanitario” contra VOX, como si esos 400000 ciudadanos fuesen unos apestados y mereciesen ser apartados de la sociedad.

Quieren confabularse para no dejar que VOX entre en las instituciones, como si esos 400000 ciudadanos no tuviesen el derecho de tener representación en los órganos de representación del estado.

Argumentan que VOX es un partido de ultraderecha que no respeta la Constitución, como si esto fuese privilegio exclusivo de ese partido, obviando que hay otras organizaciones políticas que no solo quieren modificarla sino también auto excluirse de ella, cosa que ya han intentado.

Mencionan las leyes en vigor con las que 400000 ciudadanos andaluces representados por VOX están en desacuerdo, empezando por las de igualdad y siguiendo, supongo contra aborto y matrimonios entre personas del mismo sexo, por ejemplo, olvidando que hay partidos en el arco parlamentario que también votaron en contra de esas iniciativas legislativas.

Y con razón, catalogan a VOX y a sus dirigentes como partido nacionalista, xenófobo, racista, supremacista, fascista y reaccionario, hasta insinuando su ilegalización, cerrando los ojos ante el paralelismo y similitud que existe entre dirigentes de otros partidos a los que también se puede clasificar de igual modo.

En esa tesitura, ¿por qué los partidos políticos que ostentan el poder no han tenido la “valentía” de impedir que VOX, por defender un programa electoral nacionalista, xenófobo, racista, supremacista, fascista y reaccionario, concurra a los comicios?

¿Es honrado que esos partidos satanicen a los 400000 ciudadanos que han dado soporte electoral a VOX, de que VOX haya obtenido esa representación?

¿Es legítimo que se critique y se condene a los partidos que aceptan la representación de VOX para alcanzar cotas de representatividad y poder por ser un partido nacionalista, xenófobo, racista, supremacista, fascista y reaccionario, cuando estamos viviendo una situación similar en otros estamentos?

¿Es tan difícil que esos partidos hagan un acto de contrición y que reconozcan de que si VOX ha obtenido el apoyo de 400000 ciudadanos ellos también tienen responsabilidad?

Estoy convencido de que en el ADN de VOX la democracia tiene un gen muy concreto, similar o igual a aquella “democracia orgánica” que muchos combatimos durante años, pero ha obtenido una representación que han avalado 400000 andaluces de manera democrática, y no es con acciones de aislamiento político, tipo ”cordón sanitario”, como se logrará que esos partidos con líderes nacionalistas, xenófobos, racistas, supremacistas, fascistas y reaccionarios (y no me refiero únicamente a partidos de ese ámbito territorial), queden relegados a tener una presencia meramente testimonial.

dissabte, 22 de desembre de 2018

SFG. El fariseisme de la donació de sang


Fa molts anys que ho soc, i reconec que em vaig fer per interès personal, doncs fa 40 anys ser donant de sang et permetia visitar als pacients ingressats a la Residencia Francisco Franco, ara Hospital de la Vall d’Hebron, fora de l’horari estipulat de visites.

Després de tots aquests anys continuo sent donant habitual, i em poso a disposició del personal sanitari que fa les extraccions sense necessitat d’esperar les necessàries campanyes que organitzen associacions i centres hospitalaris, i només qüestions puntuals relacionades amb la salut m’han impedit donar sang en algun moment determinat.

Penso que donar sang hauria de ser quasi una obligació de tots els ciutadans als que la seva salut els hi permet fer-ho; fins i tot m’atreviria a dir que hauria de ser una de les aportacions que els usuaris haurien de fer al sistema públic de salut.

Però obligació o  no obligació, ara per ara és una acció completament altruista, que hauria de respondre només a la consciència i la responsabilitat personal, i mai a interessos mediàtics que es posen de manifest els dies que es programen campanyes específiques.

Per això m’emprenya quan es fa ostentació d’allò que hauria de ser un deure, i quan sobretot certs polítics aprofiten per a fer-se la foto previ, durant o després de una campanya local de donació de sang.

Quants d’aquests personatges, que fa uns dies es posen davant de les càmeres fotogràfiques anunciant una campanya de donació, faran avui una donació efectiva?

Quants d’aquests personatges, si avui donen sang, continuaran sent donats?

Donar sang és una experiència, però fer-se donant de sang és una superexperiència, com dia la campanya de Sant Feliu; per això m’agradaria encoratjar als polítics locals a que la seva aportació vagi més enllà de la simple foto o d’una extracció puntual d’avui.   


dilluns, 3 de desembre de 2018

Momento de políticas, no de siglas


Viendo los comentarios sobre los resultados de las Elecciones Autonómicas en Andalucía, con lamentos de que VOX haya obtenido una cota de representación importante, solo cabe recordar que “¡esto es la democracia, amigos!, y que cuestionar y menospreciar la voluntad del pueblo, es cuestionar la propia esencia del sistema democrático.

Que 400000 andaluces y andaluzas hayan dado su apoyo a ese partido debería dar que pensar a aquellos que no han conseguido la confianza de los electores, reconociendo explícitamente que “algo han debido hacer mal” y no justificar sus malos resultados culpabilizando a la  ciudadanía, insinuando implícitamente aquello de “!que os vais a enterar!”, menospreciando así el sentido común y el libre albedrío del pueblo, al estilo de aquel político de la izquierda radical, también andaluz, que calmó su frustración de ese modo, pues ni la “pinza” con la derecha aznariana consiguió desbancar a Felipe González.

Reconozco que la gran mayoría de postulados y planteamientos de VOX están muy alejados de los míos (podría decir que estamos en las antípodas), al igual que pueden estar muchos de los del PP o C’s, pero el ejercicio de la democracia debe respetarse, y todos los partidos que concurren a unas elecciones tienen los mismos derechos y las mismas posibilidades.

Por eso me resulta difícil entender, a la vez que me entristece, ver a ciudadanos que en teoría han luchado por la libertad y la democracia cuestionar el resultado de las urnas, que por no ser del agrado de muchos-entre ellos me incluyo yo mismo-, no deja de tener toda la legitimidad.

Pero lo que más me sorprende es que haya gente que aplauda el cinismo de ciertos personajes que entendiendo que la democracia se puede aplicar sin respetar las reglas del juego en vigor, se permitan amenazar al pueblo andaluz por haber decidido democráticamente sus opciones, territorializando los resultados (como si en Catalunya no residiese la derecha, o una ultraderecha donde ellos mismos podrían situarse), o casi insinuando que los que han votado por los partidos de derechas, sobre todo por VOX, no son andaluces.  

En Andalucía han ganado los partidos situados a la derecha en el arco parlamentario, y muy posiblemente encuentren la manera de hacer coincidir “políticas” que les permitan formar gobierno.

La izquierda debería plantearse si esa confrontación entre siglas que marca líneas rojas no ha sido una de las causas de ese descalabro electoral, pues quizás los ciudadanos han empezado a vislumbrar que son las coincidencias en planteamientos políticos las que deben marcar las respuestas políticas a las inquietudes de la población, con independencia si de si esos planteamientos se pueden encasillar en la izquierda o en la derecha.

diumenge, 25 de novembre de 2018

Violencia de género. No es un problema estructural


Cada 25 de noviembre acabo con cierta sensación agridulce, pues tengo la sensación de que en este día en el que mostramos nuestro compromiso para luchar contra la violencia de género, lo hemos convertido en un mero punto de encuentro mediático para que los políticos de turno muestren su “solidaridad silenciosa” con las víctimas.

Parece que no se atreven a gritar y a decir ¡No, ya basta!, pues es políticamente más correcto esconderse en un minuto de silencio, leer un manifiesto al que por recurrente año a año ya nadie presta atención, y avalar algunos eventos y acciones que, en algunos casos, se han programado para más de un día.

Pero es que quedarse afónicos gritando ¡No, y ya basta!, sería como reclamárselo a sí mismos pues son ellos, los que tienen la responsabilidad política, quienes deben aplicar las medidas para que la violencia de género no se considere una epidemia ni tampoco un problema estructural de la sociedad, como algunos quieren considerarla perversamente, pues haciendo mayor el problema i generalizándolo mucho más difícil será la solución, y seguro que menos efectiva.

Posar con semblante compungido, leer una declaración institucional consensuada, guardar un minuto de silencio o encabezar una manifestación cada 25 de noviembre no es suficiente, de la misma manera que tampoco lo es organizar charlas, compartir experiencias o clases de defensa personal durante una semana al año, sobre todo si estas actividades van destinadas principalmente a las personas susceptibles de ser víctimas de la violencia, y no a las que la provocan.

Porque no podemos obviar que los que ejercen la violencia o los que potencialmente pueden ejercerla, son a quienes la sociedad debe dedicar esfuerzos y recursos para prevenir. ¡Y ahí estamos todos!, pero sobre todo aquellos que tienen la capacidad de aprender y asumir sin mediatizaciones sociales que la igualdad es incuestionable, y que el género, al igual que el color, no diferencia a un ser humano de otro, pues todos somos iguales.

Es ahí donde debemos invertir, en pedagogía, aunque sea de manera subliminal, y no en soluciones complementarias y superfluas basadas sobre todo en números estadísticos, que penalizan más al agredido que al agresor.

Si se han contabilizado 44 víctimas con resultado de muerte, a las que también se han de sumar las muchas víctimas colaterales que sufrirán también las secuelas de esa violencia, sin olvidar todas aquellas personas que día sí y día también están sometidas violentamente, denuncien o no su situación, y que mañana pueden hacer crecer la cifra de asesinados y/o asesinadas, ¿no son suficientes datos para actuar, creando protocolos judiciales, policiales y sociales realmente efectivos?

La respuesta debería ser un sí rotundo, aunque lamentablemente es la rotundidad del no la que prevalece, lo que lleva a peguntarme si es que no interesa que el problema desaparezca, y poder mantener la atención mediática sobre el problema y sobre las soluciones simplistas que pueden contabilizarse, y que pueden engrosar el contenido de un discurso político.

¿Cómo un político puede permitirse el lujo de afirmar que tienen detectados 58 casos de violencia en una población? Si los tienen detectados, debería hablar en pasado, por cuestiones de prevención.

¿Cómo es posible que la solución a un episodio de violencia de género se resuelva escondiendo a la víctima, y que se considere un éxito crear viviendas para que esa víctima pierda su libertad?

¿No es de reducción al absurdo el dictar órdenes de alejamiento a una persona violenta y asesino potencial pensando que la va a cumplir, y no aplicar medidas personales o tecnológicas para obligar a que esa orden se cumpla?

Sinceramente creo que no nos creemos la gravedad del problema, que se le está dando una dimensión equivocada, y que hay personajes que intentan considerarlo como estructural con la finalidad de acrecentar la fisura entre géneros, algo que no beneficia a alcanzar la igualdad efectiva, que es donde radica la solución.

dissabte, 24 de novembre de 2018

Gargajo, aunque no fuese consumado


Dijo que no hubo escupitajo, pero sí confesó que había hecho un mueca con la boca que, a manera de bufido o resoplido, se podría considerar como un “amago” previo a esputar.

Lo que no cabe duda, como reconoce hasta tácitamente el mismo diputado, que fue una acción de menosprecio y desprecio hacia el ministro Borrell, algo de por sí ya reprobable.

Pero claro, es necesario minimizar el impúdico acto, y para ello intentan quitarle la importancia a la acción, (no pueden esconder que aun siendo un amago de escupir no consumado, la acción existió), dándole el protagonismo justificativo a la posible consistencia, color y volumen del esputo.

¿Acaso es menos grave si al diputado Salvador en el esfuerzo de la mueca se le hubiese escapado un capón, que si estuviésemos hablando de un gargajo de aquellos que se aprecian después de un sobreesfuerzo pectóreo-nasal para que la boca se llene de “sustento”?

¿Acaso el agravio es menor o mayor dependiendo del calibre del “proyectil”, o si tiene mayor o menor viscosidad, o si el color es verde, amarillo o una mezcolanza “membrillera” de ambas tonalidades?

Creo que de un tiempo a esta parte los políticos de este país de cualquier ámbito están aparentando gobernar para esconder su incapacidad, desviando la atención con cuestiones baladís para que los ciudadanos nos “olvidemos” de los verdaderos problemas que nos acucian, y para que desde el exterior se perciba la visión de que en España todo es de color de rosa.

Pero no, no todo es de color de rosa, como podría desprenderse al observar que el esfuerzo de los diputados y diputadas se dedica a medir y calibrar el valor cualitativo y cuantitativo de un sipiajo, escupitajo, escupitajo o gargajo, pues es igual el nombre que se le quiera dar.  

Lo que proyectan estos personajes es una falta de respeto hacia la ciudadanía y una ridícula talla política que nos debería ruborizar, a la vez que están alimentando peligrosamente opciones ideológicas no deseables.